En Pittsburgh recuerdan el primer lineup de minorías raciales, del 1 al 9

En Pittsburgh recuerdan el primer lineup de minorías raciales, del 1 al 9

PITTSBURGH -- Los Piratas de 1971 se convirtieron en un club legendario dentro del mundo del béisbol durante aquel octubre, cuando ganaron la Serie Mundial por cuarta vez en la historia de la franquicia. Pero un mes y medio antes de su victoria en el Juego 7 del Clásico de Otoño sobre los Orioles, los Bucaneros ya habían hecho historia.

El 1ro de septiembre de 1971, los Piratas fueron el primer equipo en la historia con un lineup compuesto en su totalidad por peloteros negros. La alineación de aquel día ante los Filis en el Three Rivers Stadium fue la siguiente: El panameño Rennie Stennett en la segunda base, Gene Clines en el jardín central, el puertorriqueño Roberto Clemente en la derecha, Willie Stargell en la izquierda, el panameño Manny Sanguillén en la receptoría, Dave Cash en la tercera base, Al Oliver en la primera, el cubano Jacinto "Jackie" Hernández en el campo corto y Dock Ellis como lanzador.

Curiosamente, aquel momento histórico -que ocurrió 24 años después de que Jackie Robinson rompiese la barrera racial en Grandes Ligas - pasó casi desapercibido y apenas se reportó en los medios locales.

La asistencia oficial aquel miércoles fue de 11,278 espectadores. Los periódicos de Pittsburgh estaban en huelga en aquel momento. La transmisión radial de los Piratas no hizo mucho énfasis en el histórico evento: el primer lineup de un equipo de Grandes Ligas integrado completamente por jugadores latinos o afroamericanos.

"Yo creo que no nos dimos cuenta hasta el segundo inning", dijo el narrador Nellie King al diario Pittsburgh Press 15 años después. "No hicimos mucha bulla al respecto durante la transmisión. Lo mencionamos, estoy seguro, pero no nos extendimos demasiado".

El manager Danny Murtaugh fue quien escribió el lineup, en el que faltaban algunos de sus regulares por problemas de lesión o enfermedad. El primera base Bob Robertson, el antesalista Richie Hebner y el campcorto Gene Alley no estaban disponibles. Entonces, Cash pasó de segunda a tercera, Oliver del jardín central a la inicial y Stennett, Clines y Hernández se colaron en la alineación.

"La clave de lo que pasó aquella noche es que Woody Fryman estaba lanzando por Filadelfia", le dijo Oliver a MLB.com en el 2011, antes de 40mo aniversario del juego. "Fryman era zurdo. En aquella época, en ciertas ocasiones, Danny Murtaugh me alternaba si el lanzador era zurdo. Pero aquella noche, por quién sabe qué razón, jugué en la primera base y Bob Robertson, que normalmente jugaba contra todos los zurdos, no jugó.

"No se hizo gran cosa de aquello hasta que como en el tercer o cuarto inning Dave Cash estaba sentado al lado mío y uno de los dos dijo: 'Sabes, somos puros hermanos allá afuera'. Pero tampoco era gran cosa para nosotros. Realmente no teníamos idea de que se estaba haciendo historia".

El Philadelphia Evening Bulletin reseñó el juego al día siguiente e incluyó una frase de Murtaugh: "Cuando se trata de hacer el lineup, no distingo colores y mis peloteros lo saben".

Los Piratas terminarían venciendo a los Filis por 10-7. El lineup de puros miembros de minorías no pasó mucho tiempo junto, pues Ellis lanzó apenas 1.1 innings y Luke Walker, un lanzador blanco, se llevó la victoria al tirar 6.0 entradas como relevista. Clemente, Stargell y Sanguillén empujaron dos carreras cada uno.

Varios de esos jugadores ayudaron a los Piratas a derrotar a los Orioles en la Serie Mundial de 1971. En el orden al bate del Juego 7 estaban Cash, Clines, Clemente, Sanguillén, Stargell y Hernandez, detrás del lanzador Steve Blass. Clemente se convirtió en el primer latinoamericano en ganar el premio al Jugador Más Valioso de la Serie Mundial.

Aquella alineación del 1ro de septiembre de 1971 estaba llena de estrellas, y tanto Clemente como Stargell tienen su placa en Cooperstown. Pero fueron nueve que hicieron historia juntos ese día.